Chris Froome gana su cuarto Tour de Francia

El británico Chris Froome ha conseguido su cuarto Tour de Francia. Esto le convierte sin duda en el ciclista más dominador de esta carrera en el siglo XXI. Aunque sólo posea cuatro Tours hasta la fecha, el ciclo de Froome se remonta hasta la edición del Tour 2012, es decir, cinco años atrás, cuando quedó segundo tras su compañero Bradley Wiggins.

El por entonces su equipo, que es el mismo de la actualidad, Sky, prefirió hacer trabajar a Froome en ayuda del entonces jefe de filas Bradley Wiggins, que acabó ganando el Tour cuando las sensaciones de Froome eran mucho mejores.

Desde ese segundo puesto en 2012, Froome ha ganado todos los Tours que ha disputado y ha conseguido acabar: 2013, 2015, 2016 y 2017; en 2014 tuvo que abandonar la carrera tras varias caídas durante la primera semana de competición. El Tour de 2014 fue a parar a manos del italiano Vincenzo Nibali.

Chris Froome, ganador pero menos dominador

A diferencia de años anteriores, el británico no ha conseguido imponer su dominio prácticamente en ningún momento de la carrera. Como muestra de ello tenemos el resultado final, pues ha aventajado al segundo en la clasificación general, el colombiano Rigoberto Urán, en menos de 1 minuto.

El tercer clasificado, el francés Romain Bardet, ha quedado a poco más de 2 minutos del líder en la clasificación final, tiempo aventajado en gran parte en la última contrarreloj (hablamos de la penúltima etapa de la ronda, en la que Froome aventajó a Bardet en prácticamente 2 minutos).

Bardet–Landa, el tercer cajón del podio por sólo un segundo

El dominio del Sky no sólo se refleja en la victoria de Chris Froome, sino en el potente equipo que trae cada año a la carrera. El principal gregario del británico, el español Mikel Landa, ha quedado cuarto en la clasificación general a sólo 1 segundo del francés Bardet.

En la última contrarreloj disputada en Marsella el pasado sábado, Bardet aventajaba a Landa en 1’13”, pero el escalador del AG2R culminó una mala prueba superado por los nervios y a punto estuvo de perder la tercera plaza, ya que Landa superó al francés en 1’12”.

Bardet, que llegaba a la contrarreloj decisiva con una desventaja frente a Froome de 23”, mantenía esperanzas de estar en los tiempos del británico y ejercerle presión para que no se permitiera un respiro, ya que la contrarreloj, de 22 kilómetros, era una contrarreloj técnica, de corta distancia, con una intensa subida y con características que podían venirle bien a Bardet.

Sin embargo, no sólo no estuvo en los tiempos de Froome, sino que el colombiano logró ascender un puesto y finalizar segundo en la clasificación final. Casi estuvo a punto de perder el cajón en manos de Landa.

Un Tour sin ataques y sin diferencias

Si por algo ha destacado esta edición del Tour de Francia es por lo apretados que han llegado los grandes favoritos hasta las etapas finales. Hasta las dos etapas alpinas en la última semana, eran seis los ciclistas con posibilidades de asaltar el liderato, pues la diferencia entre ellos era de menos de dos minutos.

Esto ha supuesto algunas críticas por parte de muchos aficionados, pues al concentrar a tantos ciclistas en tan poca diferencia de tiempo, apenas se han visto ataques en las etapas de montaña. Chris Froome, al que todos los años le gusta imponer su dominio cuando llega la montaña con su tradicional ataque de molinillo, consiguió su mayor cuota de ventaja en la primera contrarreloj individual disputada en la primera semana de carrera.

Los continuos intentos de revolucionar la carrera por parte del AG2R, el equipo de Bardet, únicamente han servido para facilitar la labor del Sky, que ha contado con ciclistas como Henao, Kwiatkowski, Mikel Nieve y el propio Mikel Landa para controlar la carrera en todo momento. No obstante, otros muchos aficionados sí valoran positivamente que el Tour haya llegado tan apretado hasta las últimas etapas.

Chris Froome gana su cuarto Tour de Francia

Además de estos cuatro protagonistas, el italiano Fabio Aru, el irlandés Dan Martin, el australiano Richie Porte, el colombiano Nairo Quintana y el español Alberto Contador también son nombres propios de la carrera.

Aru llegó a ser líder de la carrera, pero en la última semana en Los Alpes se desfondó. Dan Martin tuvo un incidente en carrera cuando, a consecuencia de la caída del australiano Richie Porte, perdió 1’15” en una etapa, algo que le mermó durante toda la carrera pero no le impidió seguir siendo protagonista y acabar 6º a final del Tour.

Nairo Quintana, principal rival de Chris Froome durante los últimos años en el Tour, ha acusado de manera importante su presencia en el Giro de Italia, donde terminó segundo, y ha acabado por debajo del top 10. Contador, por su parte, aunque lo ha intentado durante todo el Tour, no ha podido pasar de la novena plaza.

Barguil, Matthews y De Gendt, otros animadores

Otro aspecto destacado de esta edición de la ronda francesa es el protagonismo del equipo Sunweb, que ha conseguido cuatro etapas y dos maillots. El francés Warren Barguil, ganador del maillot de la montaña, consiguió dos etapas y quedó segundo en otra de ellas, además de quedar décimo en la clasificación general. El australiano Michael Matthews, compañero de Barguil, también ganó dos etapas y quedó segundo en una de ellas, y se llevó el maillot verde de la regularidad.

Matthews se vio en parte favorecido por el abandono de Marcel Kittel, ganador de cinco etapas, que terminó abandonando la carrera. En cualquier caso, el de Matthews no es un maillot regalado, pues lo ha disputado prácticamente en todas las etapas.

Un tercer último protagonista importante de este Tour de Francia es el belga Thomas de Gendt, todo un especialista en fugas. En esta edición se ha colado hasta en 11 escapadas y ha rodado durante más de 1.000 kilómetros separado del pelotón.

Clasificaciones finales

Finalmente, la clasificación general ha quedado así: Froome, Urán, Bardet, Landa, Aru, Martin, Yates, Meintjes, Contador y Barguil. El maillot de la montaña ha sido para Barguil, el de la regularidad para Matthews y el mejor joven ha ido a parar a manos del británico Simon Yates.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*