Historia, orígenes y curiosidades de las 500 Millas de Indianápolis

El 19 de agosto de 1909 se celebraba en Estados Unidos la primera carrera automovilística de la historia. El acontecimiento, todo un hito en la época, tenía lugar en el circuito de Indianápolis (Indiana). Este circuito, el Motor Speedway, nacía con el objetivo de probar los modelos de los fabricantes de los automóviles del estado de Indiana, y lo hacía por iniciativa privada de un importante empresario local (Tony Houlman).

La industria del automóvil se hallaba en sus primeras fases de gestación. 22 años antes, Karl Benz y Gottlieb Daimler introdujeron los primeros automóviles eficaces de gasolina. 18 años antes, Peugeot se convertía en el primer fabricante de automóviles en serie.

El interés que generó fue tal, que 12.000 personas se dieron cita para ver al ingeniero austríaco Louis Shwitzer ganar la primera carrera, con un promedio de velocidad de 92 km/hr.

La carrera, además de ser un acontecimiento automovilístico histórico, también fue una auténtica tragedia, ya que la superficie de la pista, hecha de alquitrán y gravilla, provocó varios accidentes que costaron la vida a dos pilotos, dos mecánicos y dos espectadores.

Sin embargo, los responsables de la carrera rehicieron el circuito y reabrieron la pista, y tras dos años de flojas asistencias, decidieron dar una vuelta total al concepto del circuito. En vez de organizar varias carreras cortas al año, se decantaron por organizar en él un macro evento anual, y así naciieron las 500 Millas de Indianápolis en el año 1911; también conocida como Indianápolis 500 o Indy 500. Esta es una carrera de automovilismo de velocidad para monoplazas, celebrada anualmente en el óvalo Indianápolis Motor Speedway, localizado en Indianápolis, estado de Indiana, Estados Unidos.

¿Cuántos pilotos participan en las 500 Millas de Indianápolis?

Las 500 millas de Indianápolis se celebran cada año en el circuito anteriormente citado, el cual es un óvalo de 2,5 millas inserto en el recinto deportivo más grande del mundo. Es la carrera más prestigiosa en la cual participan 33 pilotos, que se reparten de 3 en 3, en 11 líneas en la parrilla de salida.

Después de la primera edición, la American Automovile Asociation (AAA), que era el ente regulador en esa época, asignó una fórmula para limitar el número de participantes basada en la relación entre: la longitud total del óvalo (aproximadamente 4 kilómetros), y la distancia de seguridad entre coche y coche, de 121,22 metros.  Hubo unos años que se corrió con 30 automóviles (1912-1914), y otros años en que el número permitido era de 40 automóviles (1916-1918) llegando al máximo de 42 automóviles (1933). A partir de 1934 el máximo permitido fue de 33.

Curiosidades de las 500 Millas de Indianápolis

Para completar las 500 millas, los pilotos conducen durante 200 vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj. La carrera se ha celebrado tradicionalmente alrededor del Memorial Day, y en 1974 se determinó que se celebraría el domingo del fin de semana que coincida con esa festividad.

Los entrenamientos se celebran las dos semanas previas a la carrera. Por cuestiones de seguridad la carrera no se celebra en condiciones de lluvia; en caso de llover, la carrera se pospone hasta que deje de llover y la pista se haya secado. Si llueve durante la carrera, los jueces pueden pararla y cerrar el resultado tal y como esté la clasificación en ese momento (al menos sí se han dado más de la mitad de las vueltas).

En total se reparten, actualmente, alrededor de 15 millones de dólares, de los cuales unos 3 millones son para el ganador.

A Ray Harroun, además de ser el primer ganador de las 500 millas en 1911, también se le recuerda por un invento, nunca antes usado hasta ese momento en un vehículo motorizado. Se trata del espejo retrovisor. Con él consiguió el triunfo saliendo desde la posición 28 de los 40 participantes, con lo cual también le valió para ostentar hasta hoy el récord, conjuntamente con Louis Meyer (1936), en ganar la clásica Indi 500 desde la posición más retrasada de salida. En esa ocasión empleó 6.42.08 horas a un promedio de 74,602 millas por hora para completar las 200 vueltas equivalentes a las 500 millas.

Las 500 millas de Indianápolis es un acontecimiento internacional que se celebra cada año desde 1911. Solamente no se celebró en los años 1917 y 1918 debido a la Primera Guerra Mundial; y 1942 y 1945 por la Segunda Guerra Mundial.

Historia, orígenes y curiosidades de las 500 Millas de Indianápolis

Desde 1911 hasta el año 1955 la organización de la carrera corría a cargo del comité de competición de la AAA y formaba parte del Campeonato Nacional de la AAA. Sin embargo, la tragedia de las 24 horas de Le Mans de 1955 (83 muertos) llevó a la AAA a desprenderse del espectáculo, el cual pasó a Tony Holman, quien era el dueño del circuito, y creó el Campeonato Nacional de USAC. Entre los años 2000 y 2007, el Motor Speedway albergó en parte el Gran Premio de Fórmula 1 de Estados Unidos.

Louis Meyer fue el primero que ganó en su debut (exceptuando los de la primera edición), y en lograr ganar 3 veces la prueba (la trilogía). En su segundo galardón, al cruzar la línea de meta pidió un vaso de leche para festejar el triunfo. Cuando repitió su tercer triunfo en 1936, volvió a solicitar un vaso de leche, pero a cambio recibió una botella de leche (muy usual en el sur de Estados Unidos).

Un hábil fotógrafo inmortalizó el momento en el que bebía de la botella sostenida con 2 dedos. Los otros 3 los mantenía abiertos en alusión a sus 3 triunfos. Un ejecutivo de la compañía local de productos lácteos vio la oportunidad de usar la imagen en publicidad y se aseguró que se repitiese en los siguientes años, exceptuando el período 1947-1955, que al parecer ya no se ofrecía la leche. La práctica se reanudó en 1956 hasta el presente.

En 1993 Emerson Fittipaldi lo festejó en su segunda conquista con zumo de naranja, justificándose porque él era productor del cítrico en Brasil. Luego tomó de la tradicional botella de leche, pero, eso sí, fuera de las cámaras. Aún así, tanto el público como algunos periodistas lo criticaron mucho.

En 1911, los 120 kilómetros/hr (74,60 millas/hr) de Ray Harroun eran velocidades impensables para la época. Extraoficialmente, Arie Luyendyk recorrió los 2,5 millas a un promedio de 384,969 km/hr (239,26 millas/hr) en las clasificaciones de 1996. Tom Sneva fue el primero en superar la barrera de las 200 millas/hr la vuelta, algo que sucedió en las clasificaciones de 1977 a un promedio de 200,535 millas/hr.

El promedio en carrera de 185,981 millas/hr logrado por Luyendyk no fue batido hasta el año 2013, cuando Tony Kanaan registró 187,433 millas/hr. No obstante, Eddie Cheever ostenta el récord de vuelta en carrera, el cual es de 236,130 millas /hr (379,899 Km/hr).

Un total de 41 conductores perecieron en las 500 Indi, 18 en plena carrera y 23 en entrenamientos y clasificaciones.

La trascendental y mítica carrera no pasó desapercibida para la Fórmula 1. En la década de 1950 formaba parte del Campeonato del mundo de conductores, puntuando para la clasificación de pilotos.

En 1963, el constructor británico Colin Chapman presentó dos Lotus para Jin Clark y Dan Gurney, pero no fue sino hasta 1965 cuando Jin Clark devolvió la victoria a Europa, con lo cual fueron los primeros no estadounidenses en ganar las 500 millas de Indianápolis. Al año siguiente logró la misma proeza otro británico, el legendario Graham Hill, con un Lola Ford.

En 2015, el ex Mclaren y ex Williams Juan pablo Montoya ganó la carrera. Ya lo había hecho en el año 2000 en su año de debutante antes de entrar en la Fórmula 1.

En el 2017, el piloto español Fernando Alonso corrió con Mclaren, perdiéndose así el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1.

Historia, orígenes y curiosidades de las 500 Millas de Indianápolis

La primera mujer en participar en las 500 millas fue Janet Guthrie (1977-1979). En la edición de 2009, tres mujeres formaron parte de la parrilla de salida: Sarah Fisher, Danica Patrick y la venezolana Milka Duno. La famosa frase recitada para dar inicio a la carrera: “caballeros, enciendan sus motores”, se modificó por “damas y caballeros, enciendan sus motores”.

Tan sólo un piloto de habla española ha ganado las 500 millas de Indianápolis: el mencionado colombiano Juan Pablo Montoya en los años 2000 (debutando) y 2015.

La familia de pilotos que más ha ganado carrera son los Unser: Al Unser con 4 victorias, Bobby Unser con 3 victorias y Al Unser Junior con 2 victorias.

El trofeo de las 500 Millas de Indianápolis

El trofeo Borg Warner, con el cual se premia a los ganadores de las 500 millas de Indianápolis, es uno de los trofeos más codiciados en el mundo del deporte desde 1936. La iniciativa fue realizada por la empresa Borg Warner Company un año antes, y fue presentada en una cena declarándolo oficialmente como un reto de gloria y tradición para el vencedor del legendario evento. Fabricado en plata, la originalidad de ésta obra de arte es que en su superficie están grabados todos los rostros de los ganadores desde la primera edición. Es el trofeo más antiguo en el deporte del motor, incluso Louis Meyer (el primero en recibirlo) lo comparó con la medalla olímpica. Junto con el trofeo Borg Warner, el ganador recibe un cheque de una cantidad no muy corriente. Emerson Fittipaldi fue el primero en superar la barrera del millón de dólares en 1989. En el año 2008, Scott Dixon recibió 2.988.055 dólares.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*