El tenis femenino español, bajo sospecha

Desde hace unos meses, una red de apostadores on line presiona a las jugadoras que juegan torneos ITF (Federación Internacional de Tenis). Aunque no afecta a las grandes figuras del tenis femenino español, sí están vinculados otros actores como entrenadores, clubes y promotores.

Los torneos bajo sospecha son los de categoría 10.000, Future y Challenger, torneos de entidad menor que los Masters 1000 o los Grand Slams. En esos torneos, los apostadores ofrecen sobornos durante el encuentro para poder de ese modo apostar en webs de apuestas con la ventaja de conocer el resultado.

“¡Oye, te doy 5.000 euros si pierdes este juego con tu servicio!”. Eso fue lo que gritó un espectador a una jugadora durante un partido del IV Torneo Internacional WTA en Valdebernardo, Madrid.

El tenis femenino español, bajo sospecha

En los partidos de tenis, el juez de silla debe informar del resultado del partido de tenis a la ITF, sirviéndose para ello de una PDA. Pero, mientras informa del resultado y éste llega a la web que controla los resultados, transcurren unos 20 ó 30 segundos, tiempo suficiente para que los apostadores envíen sus apuestas conociendo ya el resultado del punto o juego en cuestión.

Los apostadores siempre van acompañados. Forman un grupo entre 20 y 40 jóvenes, todos hombres y entre 20 y 30 años, que se proclaman seguidores del circuito internacional de tenis femenino. Su estafa no se queda ahí, en el mismo torneo incluso presionan a las tenistas, muchas de ellas jóvenes y con pocos ingresos para dejarse ser sobornadas y alimentar aún más la estafa.

Otro motivo que alimenta que vayan en grupo es que, valiéndose de esa circunstancia, amenazan y presionan a las tenistas que no favorece a sus intereses. La mayoría de estos jóvenes proceden de Murcia y Zaragoza.

Esta práctica es habitual en la mayoría de los torneos ITF que se disputan en España. Los organizadores de los torneos disputados en Mallorca, Barcelona, Las Palmas y Sevilla han certificado su presencia, y los entrenadores también lo confirman. Algunos supervisores de la ITF aseguran haber compartido vuelos con ellos y algunos medios han recabado testimonios que aseguran haberlos visto en torneos similares en Francia o Italia.

No sólo ocurre en el tenis femenino

Aunque la polémica afecte al tenis femenino, prácticas de este tipo son bastante habituales también en el tenis masculino. Del pasado 14 al 20 de septiembre se disputó en La Ciudad de la Raqueta, Madrid, un torneo Future 10.000 masculino en el que un supervisor ITF recibió la noticia de que un partido estaba siendo investigado por una presunta apuesta de 80.000 euros.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*