Tierra batida, territorio de Rafa Nadal

La temporada profesional de tenis es una de las más exigentes de todos los deportes. Los y las tenistas compiten durante prácticamente todo el año (caso de Rafa Nadal en tierra batida), y eso ha generado muchas críticas por parte de los propios protagonistas. Los mejores jugadores del circuito constantemente lanzan intervenciones públicas manteniendo su rechazo a lo prolongada y lo exigente que es la temporada tenística. Debido al sistema de puntuación tanto en la ATP como en la WTA, en el que los y las tenistas defienden los puntos en los torneos que han conseguido el año anterior, están obligados a participar en cuantos más torneos mejor, sobre todo en aquellos en los que han conseguido buenos resultados el año anterior.

También ocurre que hay torneos en los que se reparten más puntos, más premios y es mucho más meritorio llegar lejos o ganarlos. Por orden de importancia están los Grand Slams, los torneos Masters Mil, los Open 500 y, por último, los Open 250. El último torneo de la temporada es la Copa de Maestros, que sólo disputan los ocho primeros clasificados del ranking. De manera paralela al circuito individual se celebran también la Copa Davis y la Copa Federación, que son los torneos que se disputan por selecciones y donde también hay en juego puntos ATP y WTA.

Como vemos, la temporada en el tenis profesional es bastante disputada, larga y exigente. Para alcanzar buenos puestos en el ranking hay que dominar todas las superficies y ser un tenista completo. Durante la primavera se disputan la mayor parte de los torneos sobre tierra batida, y esa superficie tiene un claro dominador desde hace más de una década. Hablamos, por supuesto, de Rafa Nadal.

La temporada actual de Rafa Nadal en tierra batida

El año 2016 comenzó de forma esperanzadora para Rafa Nadal, pues en el torneo de Doha, preparatorio para el Abierto de Australia, alcanzó la final, aunque no logró vencer a Novak Djokovic. Tras esto, el Abierto de Australia supuso un verdadero golpe, pues cayó eliminado en primera ronda frente a Fernando Verdasco (sólo una vez anteriormente había caído en primera ronda de un Grand Slam, en concreto en Wimbledon 2013). Tras este golpe, en la gira sudamericana en tierra batida, Nadal alcanzó las semifinales de los dos torneos que disputó, en Buenos Aires y en Río de Janeiro. Parecía que el tenista mallorquín recuperaba buenas sensaciones de cara a la temporada primaveral.

Tierra batida, territorio de Rafa Nadal

Concluidos estos torneos, el foco del tenis masculino se desplazaba a los Estados Unidos, donde se disputaron los dos primeros Masters 1000 de la temporada. En Indian Wells alcanzó las semifinales y volvió a caer frente al serbio Djokovic, mientras que en Miami se tuvo que retirar en primera ronda debido a las altas temperaturas. Parecía por entonces claro que Nadal, debido a sus últimas temporadas bastante irregulares, no volvería a ser el tenista dominador y claro favorito a ganar cualquier torneo que disputase.

Pero eso cambió durante el mes pasado. A partir de abril de 2016 se inicia la gira europea en tierra batida, y ahí todos los actores del tenis saben que, si hay que temer a alguien, es a Rafa Nadal. En el Master 1000 de Monte Carlo, el primero de los tres Masters 1000 de la temporada, consiguió triunfar tras haber dejado en la cuneta a Monfils, Murray o Wawrinka, entre otros, y se anotaba su noveno torneo.

Una semana más tarde, en el Open 500 de Barcelona, ganaba igualmente su noveno Conde de Godó, alcanzaba su final 101, con 69 torneos disputados, y, lo más importante, alcanzaba también al argentino Guillermo Vilas como los tenistas con más torneos ganados sobre tierra batida, ambos con 49.

Tierra batida, territorio de Rafa Nadal

La gira europea de tierra batida aún tiene varias citas importantes. La primera comienza esta misma semana, con el Masters 1000 de Madrid, y en unas semanas lo hará el Masters 1000 de Roma. Ambos torneos los ha ganado Nadal en varias ocasiones (4 y 7 veces, respectivamente).

Para finales de mayo y principios de junio tendrá lugar la gran cita sobre tierra batida del año: Roland Garros. Nadal no se impone en la arena de París desde el año 2014, pero es quien mejor domina esa superficie, pues ha ganado el torneo hasta en nueve ocasiones.

Tras las sensaciones que está mostrando Nadal en esta fase de la temporada, es muy probable que el récord de Guillermo Vilas pase a manos del tenista mallorquín en las próximas semanas.

Los números de Rafa Nadal en tierra frente al resto de Top Ten

Desde que ganara su primer torneo como profesional en el año 2004 en Sopot, Polonia, la temporada tenística sobre tierra batida ha tenido un absoluto dominador: Rafael Nadal Parera. Si sólo nos fijamos en los Grand Slams y los Masters 1000, de los 45 torneos disputados sobre tierra batida desde 2005, Nadal ha ganado 29 (nueve veces Roland Garros, nueve Monte Carlo, cuatro veces Hamburgo/Madrid y siete veces Roma). El porcentaje de victorias en estos torneos supera ampliamente el 90% en tres de ellos, mientras que en Madrid llega hasta el 86%.

Como decimos, Nadal ha conseguido 49 títulos sobre tierra batida en su carrera deportiva. El resto de jugadores top ten del momento está lejísimos de estas cifras. Ferrer posee 12 títulos; Djokovic y Federer, 11; Wawrinka, 5; Gasquet, 3; y Nishikori, Berdych y Murray, únicamente 2 cada uno de ellos.

Pero sobre todo, sus rivales saben que sólo podrán aspirar a lo máximo sobre tierra batida únicamente si Nadal flaquea un poco, como ocurrió en Roland Garros en 2009 y 2015, cuando ganaron los suizos Federer y Wawrinka.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*