Río 2016, la última vez que veremos al gran Roger Federer

¿Será esta la última gran temporada de Roger Federer como profesional? Desde hace unos años, al menos 2014, los aficionados al tenis nos hacemos esa pregunta. El 2016 parece ser el año definitivo, porque es olímpico.

Ya desde hace tiempo el propio Federer habla de Río como su última posibilidad para colgarse la medalla de oro olímpica en individuales, el último gran reto en el tenis que le queda al suizo por conquistar.

Roger Federer vive un intenso idilio desde siempre con los Juegos Olímpicos. En Sydney 2000 conoció a su actual esposa, la eslovaca Mirka Vavrinec. En las dos siguientes ediciones, Atenas 2004 y Pekín 2008, fue el abanderado de su país, y en 2012 renunció a volver a serlo para darle mayor visibilidad a otros compatriotas suyos (recogió el testigo su amigo Stanislas Wawrinka).

Sus resultados en las citas olímpicas están al alcance de pocos deportistas, pues acumula dos medallas, un importante cuarto puesto y algún que otro diploma olímpico, pero, conociendo la calidad del tenista suizo, no es suficiente.

Río 2016, la última vez que veremos al gran Roger FedererRoger Federer tiene este año el objetivo de Río entre ceja y ceja, lo viene repitiendo desde hace tiempo. En Brasil cumplirá 35 años y para él sería “maravilloso” y espera lograr “algo extraordinario” en las que presumiblemente serán sus últimas Olimpiadas.

Roger Federer disputará el torneo olímpico en categoría individual, intentando resarcirse de la derrota sufrida en la final olímpica frente a Andy Murray, en la misma pista en la que semanas antes había logrado su séptimo Wimbledon y superar a Pete Sampras en número de grandslams (17 para el suizo por 16 para el americano). Desde entonces, Roger Federer no se alza con ningún gran torneo. Sus títulos más importantes han sido campeonar dos años consecutivos en Cincinatti, una ocasión (2014) en Shangai y la Copa Davis de 2014.

Caída y resurgimiento de Roger Federer

En los dos últimos años, el mundo del tenis ha visto como cada vez era más frecuente que Roger Federer no apareciera en las rondas finales de los grandes torneos. En la edición de Wimbledon 2013 fue eliminado en segunda ronda tras haber disputado 36 grandslams consecutivos, llegando al menos a cuartos de final, y, desde ese torneo, ha sido eliminado antes de cuartos de final en tres ocasiones de los nueve grandslams disputados hasta la fecha. Precisamente fue el año 2013 el peor de su carrera. No alcanzó la final de ningún grandslam y terminó el año fuera de los cinco primeros jugadores de la ATP por primera vez desde hace más de una década. A comienzos de 2014 llegó a situarse incluso en octava posición del ranking ATP.

Río 2016, la última vez que veremos al gran Roger Federer

Muchos entonces pronosticaban que era el fin de la era Federer en el tenis mundial. La competencia feroz que había mantenido con Rafa Nadal desde hacía años, el cambio de mentalidad que ya se vislumbraba en Djokovic y que lo ha convertido en el mejor jugador de tenis del mundo desde entonces, y el asentamiento de Murray como jugador top, además de la presencia de otros grandes jugadores como Wawrinka, Berdych, Ferrer o Nishikori, hacían pensar que el fin de Roger Federer estaba cerca.

Los que pronosticaron su fin erraron, y todos los aficionados al tenis respiramos con alivio sabiendo que seguiríamos disfrutando del maestro suizo por unos años más. 2014 terminó con Roger Federer ganando para Suiza por primera vez la Copa Davis junto a Wawrinka y perdiendo la final del Torneo de Maestros frente a Djokovic. Eso le valió para llegar como segundo mejor tenista del mundo en 2015.

Río 2016, la última vez que veremos al gran Roger Federer

2015 ha sido un año que resume perfectamente todo lo que queremos contar en este artículo. Terminó el año como número 3 del mundo, no fue capaz de ganar ningún grandslam pero sí fue sido finalista de dos de ellos, Wimbledon y el US Open, y también del Torneo de Maestros. En todos ellos fue derrotado por Novak Djokovic; en los otros torneos importantes, los Masters 1000, salió victorioso en Cincinatti, llegó a la final en Indian Wells y Roma, y en el resto fue eliminado en las primeras rondas. También ganó cinco trofeos de menor importancia.

Federer comprendió en 2013 que su cuerpo ya no le daba para jugar todos los torneos al máximo nivel, por eso selecciona con detalle en cuáles de ellos quiere llegar a las rondas finales. Este año ha comenzado llegando a la final de Brisbane, en Australia. En ese torneo perdió frente a Milos Raonic. En 2015 fue capaz de llevarse el torneo frente al mismo jugador.

roger-federer-rio-2016-juegos-olimpicos-5

Para 2016 debemos esperar un año similar a los dos anteriores, con un Roger Federer tranquilo, eligiendo a conciencia qué torneos quiere disputar al máximo nivel. A buen seguro, los grandslams seguirán siendo su botín preferido, aunque al nivel que está demostrando Djokovic estos dos últimos años parece una dura tarea hacerle hincar la rodilla.

La primera gran ocasión de ver al último gran Roger Federer es el Open de Australia, que comienza en unos días, pero sin duda la traca final serán los Juegos Olímpicos de Río. Con una medalla de oro olímpico en categoría de dobles junto a Wawrinka en 2008 y una plata olímpica conseguida en Londres 2012, el suizo querrá poner fin a su idilio con los Juegos Olímpicos participando hasta en tres modalidades: el individual (su gran objetivo), el dobles masculino (junto a Wawrinka, que aún no está confirmado) y otra gran sorpresa, el dobles mixtos, junto con la inolvidable y gran doblista actual Martina Hingis.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*